5 de diciembre de 2022

El Gobierno le pidió a una multinacional que “vuelva” a la soja

El ministro de Agricultura, Julián Domínguez, le pidió a la empresa Bayer que “vuelva a la Argentina”.

Aunque la compañía, de origen alemán, no se fue del país, el funcionario hizo su reclamo en relación al retiro para la venta de la soja resistente a insectos desarrollada con biotecnología por la falta de reconocimiento a la propiedad intelectual. Lo planteó en la localidad de Murphy, en Venado Tuerto, en la planta de procesamiento de semillas de Advanta.

“Creo en la biotecnología”, dijo Domínguez y recordó que en su anterior gestión como ministro negoció con el gobierno chino la autorización de la soja transgénica.

El funcionario le pidió a las autoridades de la Asociación de Semilleros Argentinos (ASA) presentes en el acto, Lorena Basso presidenta, y Alfredo Paseyro, director de la entidad, que gestionen el regreso del programa de Bayer.

Aunque no hubo una respuesta inmediata en la entidad, fuentes de la industria recordaron que la decisión de Bayer fue “estrictamente comercial” y que la compañía sigue invirtiendo en el país en el cultivo de maíz, el secuestro de carbono y la agricultura digital. También está en el rubro de agroquímicos. En la compañía no hicieron comentarios sobre el reclamo del ministro y destacaron que mañana anunciarán inversiones en Pilar, vinculadas con el área de salud.

La soja resistente a insectos, conocida en el mercado como Intacta, había sido desarrollada por Monsanto para el mercado de América del Sur. Pero en la Argentina, a diferencia de Brasil y Paraguay, la industria semillera nunca logró consolidar el reconocimiento a la propiedad intelectual en semillas con el pago de regalías para soja y trigo. Tras comprar Monsanto, Bayer decidió discontinuar la venta de Intacta en la Argentina. Aunque la firma lo explicó como un cambio de estrategia, en el sector privado se interpretó como un retroceso a la atracción de inversiones en tecnología agrícola.

Cambio climático

Más tarde, durante una recorrida por otro semillero, Nuseed, donde se está desarrollando un cultivo innovador para biocombustible y alimentación animal, carinata, Domínguez insistió en la defensa de la biotecnología. “Es fundamental para adaptarnos al cambio climático, la Argentina tiene que ser líder global en tecnología, tenemos que anticiparnos al futuro”, dijo en una conferencia de prensa de la que también participaron el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, y la senadora por esa provincia, María de los Ángeles Sacnun.

En esa misma línea, el ministro de Agricultura volvió a defender la aprobación para la siembra del trigo transgénico HB4 (tolerante a sequía) que es resistida por los exportadores y acopiadores que temen que una eventual mezcla de esta variedad con el cereal convencional provoque el rechazo de embarques.

Perotti también avaló el HB4 porque fue desarrollado por un equipo liderado por Raquel Chan, investigadora de la Universidad Nacional del Litoral, que traspasó un gen del girasol al trigo para hacerlo resistente a estrés hídrico.

Además del respaldo a la biotecnología agrícola, Domínguez reafirmó su apoyo a la producción ganadera argentina en el contexto de la discusión por la cumbre climática que se desarrollará en Glasgow, Escocia. “Nuestra ganadería se desarrolla a pasto, somos acreedores ambientales”, señaló, en referencia a la presión de los países desarrollados para que el Mercosur recorte su producción ganadera para reducir la emisión de gases de efecto invernadero. El Ministerio de Agricultura se basa en que cuando se acusa a la ganadería de ser responsable de las emisiones no se tiene en cuenta las capturas de carbono que hacen las pasturas donde se cría ganado.

Domínguez logró el aval del Consejo Agroindustrial Argentino y de entidades técnicas de productores como Aapresid en un documento que será llevado por la Cancillería a Glasgow en el que se sostiene que la producción argentina es respetuosa del ambiente, pero que requerirá medidas de adaptación al cambio climático.

Por otra parte, Domínguez dijo que no había razón para tener problemas con el abastecimiento de fertilizantes ya que, según las cifras del Ministerio de Agricultura, las importaciones de estos productos se incrementaron un 46 por ciento en esta campaña agrícola respecto de la anterior.

Fuente: aimdigital.com.ar